miércoles, 23 de abril de 2008

Tormenta nel picu Los Tornos

Ellí tabemos. Como posando pal cartel d'una orquesta vervenera. Con paragües azules y verdes, contrastando col gris de aquel cielu y aquella niebla que nos envolvía.
L'oxetivu taba cumplíu. Habíamos salido del pueblu casín d'Orle con buen tiempu y habíamos ascendido a la cume del picu Los Tornos. Pero como siempre se diz, el día nun termina hasta que nun llegas al autobus y así y too, tobía hai que llegar a casa, que por ciertu... baxar d'ellí llera lo que nos quedaba.
El momentu nun yera del todo feliz, nada mas llegar arriba, la niebla habíanos envuelto y nun nos había permitido disfrutar del paisaxe. Lo del pitín de cume, por supuesto, ta institucionalizao; aparte, que solo pensar nos cien metros de canal que nos esperaven na mas salir d'ellí, infundien un poco de "canguelo".
La niebla espesa, la nieve blanda y escasa, la cuenta pal patinazu traicioneru y los pocos metros de canal n'aquelles condiciones, la cuenta pal desastre.


La salida del picu entamó nerviosa, amenaces de vómitu, gritos de "esperaime por favor", niebla y agua.
Baxabemos como n'una piña, apretaes como los clavos que se retuercen ente si pa que nun se puedan desclavar. Pensando, si caigo yo van todes detras. Unes coles manes xelaes d'agarrase a los matos y a les piedres, otres cola sonrisa xelada que dan los nervios, les mas, pensando no bien que tarien, con aquel dia de perros, en casa y viendo llover dende la ventana.

En realidá, quitando lo que nos moyamos y los nervios de baxar per aquella canaluca per culpa de les males condiciones de la nieve, el día foi redondu. De verdá que ye una ruta recomendable pa cualquiera.

1 comentario:

  1. Yo subí dalguna vez, pero dende La Pesanca peles foces del Infiernu y la foz de los Moñacos. Préstame muncho la zona y téngola patiao bastante.

    ResponderEliminar