sábado, 31 de mayo de 2008

Fosa común nel rio Casaño

Ya tábemos de vuelta. El camín parecía desconfiar de nosotres y por momentos, perdiese ente felechos y herba alta. Taba bien, habíemos comentao de dir a xintar a un chigre; pero ya sabéis como son estes coses, cuando menos lo esperes, perdiste la noción del tiempu y lleves caminando cerca de tres hores. ¡Y entobía queda la vuelta! Menos mal que somos xente precavio, al menos algunes, y aunque seyan rutes cortes, meten dalgo de zampar na mochila, de lo cual aprovechámonos el restu.
El sitiu que escoyimos pa parar y comer un pinchín, yera per afayaizu. Tábemos n’una revuelta’l riu, n’un situ con una riestra llavanes perfectes pa comer y dormir la siesta. Y rodeaes por unos cuantos charcucos que formava’l propiu rio cuando-y crecia el cauce.
- ¡Sapristi! ¿Visteis qué cantidá de ranes muertes?
-¡Flipa! Debe de haber polo menos veinti.
-¡Ala, esaxerau!
-¿Esaxerau? ¡Pero mira pa ehi, si ye que les hai en tolos charcos!
-¿qué mal royu non?
-Si, y mas, viendo que tan rodeaes pelos güevos.
-¿Qué pasara, que vienen, ponen los güevos y muerren?
-Sedrán como los elefantes, que dicen que cuando se faen vieyos, separtense de la manada y va morrer tos al mesmu sitiu.
-¡Fatu!
-¡¡¡Mirai, mirai, esta tien un sapu enriba d’ella!!!
-¿Tara vivu?
-¡Ana Moro! ¿Quies dexar de tocai les ñarres al pobre bicho? ¿nun ves que la ta velando?
-Que royu yes tio.
-Que movida mas rara, nun se si vos fixasteis, pero nel restu de pozes y nos otros sitios tranquilos del riu, nun se veia nenguna.
-¡Que cosa! Estes ranes tan lloques, como los romanos.
-¿Igual quereis comer equi, mirai que igual tamos profanando un cementerio batraciu?
-Vosotres si que sois batracies. ¿Nun deciais que traiais comida?
-¡Cacho cabrón!
-Amen.




No hay comentarios:

Publicar un comentario