sábado, 28 de junio de 2008

Vaquines inquietes




Güei, queria cuntavos la hestoría de la vaca flaca. A la que un día de primavera dixeron-y que tenía que dir pal puertu y ella nun quería.


- Pero mama, como voi dir pal puerto si lo que quiero va quedar equí abaxu.
-Hai neña, nun me des el dia que bastante tengo yo colo mio. Tira pal monte que si non voi subite yo y va ser peor. Y muncho peor si bien esi energúmenu que mos dio de comer tol iviernu. -Pero…
-¡¡Qué tires pal monte oh!!


Y la vaca flaca nun tuvo mas remediu que subir aquella primavera pa la mayada. Y metanes les hermanes decien que aquel añu la herba taba más rica que’l añu anterior, ella nun facía mas que pensar nel tiempu que tenía que pasar entobía pa que llegasen les primeres ñebes; y aquel palurdu de paisano-yos abriese la corte.


Que duro se facía tar ellí arriba. Tolón, tolón tol día, y suañando, señardosa, que lo que-y apetecía yera averase a aquella que tantu quería.
¡Que-y habien traio a un mostrencu grande y fatu, tou enllenu cuernos, pensando que lo que-y pasaba yera que necesitaba macho! Y ella lo que necesitaba, yera’l cariñu d’aquella vaquina que había pasao toles tormentes averada a ella, espantandoi les mosques col rabu cuando mas guerra daven, llambiendoi aquella mancaura que-y habia fecho la cadenona que-yos obligaba a llevar a quel mostrencu de boina ensín capar. Cola que había compartio la pación nes nueches de vixilia. Aquella vaquina guapa que quedo na cuadra cuando a elles les echaron pal monte, yera lo que queria, non esi torón que taba ellí mirando como si nun pasare na.


-Que si feu, que contigo nun quiero na, que yo lo que quiero ye baxar pala ivernal y aviejar cola mio neña. Vaquina y vaquina como si se acabase el mundu.
Güei queria cuntavos , que nun se lo que-y pasaría pela cabeza a aquella vaca que tando nel monte lloraba en silenciu, señardosa con esa cara señardosa qe tienen les baques.

2 comentarios:

  1. Qué triste! yo quiero saber el final de la hestoria! :(

    ResponderEliminar
  2. la sacabera errante30 de junio de 2008, 7:42

    A vegades, lo meyor de les hestories ye imaxinase el final

    ResponderEliminar