sábado, 5 de julio de 2008

¡¡Mama, quiero ser artista!!

Cola adolescencia facemos munches barbaridaes, o podriemos decir estupideces, o tonteríes, brutalidaes, sinsentios, bobades, inclusu dalguna sandez. Como cunde l’adolescencía. Yo, acuerdome que d’aquella dábame por escribir. Rellatucos d’esos curtios onde creia poner tol sentimiento y tola poesia de que llera capaz ¡Jooooooder! Inclusu llegue a facer un cuadernín que dempues-y regalé a Ana Moro, debe tenelu per ehí guardau. Acuérdome que yera’l primer ordenador que tenia y claro…, procesador de textos con mogollón de lletres distintes y la posibilidá de poder ponelo como yo quería ensin destruir un bosque enteru, ¡la bomba! La introdución habíala fecho Rafa. Bueno, podeis imaxinavos ¿¡como ye l’adolescencia!?
Col pasu del tiempo y ya mas crecidín, diome pol teatru ¡je! Yera’l tiempu de la militancia y de facer coses na cai. Molaba imaxinar que lo que taves faciendo, diva a sacase dempues a una plazoleta y a ser recreao por della xente. Si nun tuviese el carácter que tengo, igual hasta lo hubiese pasao meyor. Que quereis,ún siempre tira al perfeccionismu.



Lo de la fotografía siempre tuvo ehí. Primero cola Werlisa que había en casa que facía unes semeyes terribles, males a torcer. Perdón, el que facía unes semeyes males yera yo, la cámara nunca tuvo na que ver ¡Ni piles llevaba! había que medilo tó: lluz, velocidá y ya, que nun tenia mas. Dempues llegaron les cámares compactes, les primeres salides al monte y el gastu en papel fotográficu que subía como la espluma. D’aquella entobía queda dalguna semeya por dalgún caxón. Mas tarde, el chollazu de mio vida: cámara reflex, dos obxetivos, flash, dos o tres filtros que nunca use y la funda, todo por cincuenta mil pesetes ¡como molaba! Dives de monte y la xente flipaba. Agora un obxetivu pa esta florecilla, dempues el otru obxetivu p’aquella montaña ¡Que despliegue! ¡Que pesu na mochila! D’aquel tiempu y’el descubrimientu de la diapositiva. Ehí si que quede prendau. Amas, ye del tiempo tamien que apareció Teo. El taba de facer muncha fotografía y daba cursos y tenia un sitiu pa revelar y daba proyecciones y… y lo mas importante creo yo, el tamien sacaba semeyes a trozos de chapa ferruñosa y a florines abandonaes pola primavera y coses asina que parecia tar fuera de tou sentiu normal de fotografia, yo polo menos fasta aquel momento nun conocía a nadie mas que lo ficiere y taba encantau ¡cantu arte! Tamien d’aqueya conoci a Toño. Esti yera pintor, y facia teatro y trabajaba n’un chigre y... Esti si que lo tenía tó. Yo quedeme un día que tábemos en so casa y Teo había llevao unes diapos, y el dedicabase a comentanos tecniques pictoriques rellacionaes cola fotografía, y yo quedeme colo de la llinia de fuga, el motivu que te echa la mirada de la semeya o del cuadru ¡y ye verdá! Si vos fixais hai semeyes per ehí que tienen dalgo que te lleva a mirar fuera del cuadru o de la imaxen que tengas delantre ¡qué tiempos aquellos tan heroicos!
Y agora llega la tecnoloxía. La verdá, ye que llevaba un tiempo a secanu creativu, pero foi la facilidá de les cámares dixitales lo que volvió a despertar en mi (como suena esto) esi sentimiento de tener que atrapalo tó al travies de un obxetivu.
Y si vos suelto esta chapa tan tremenda sobre esa etapa de la mio vida, que pa na vos debe de interesar, ye pa estrenar con esti post, una nueva seccion na Sacabera Errante. Apartir d’agora, na filera de la derecha y na parte baxa, voi dir colgando eses semeyes que me parez a mi que tan guapes (pa gustos colores) y aprovechar pa explicar un puquiñin como y onde tan feches. Non técnicamente, que d’eso nun tengo nin idega, pero si la circunstancia y el fechu de habela fecho. Al estilu d’una sala d’exposiciones monográfica y qu’estreno como non, con “Cambiu d’estación”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario