lunes, 28 de julio de 2008

Un día de playa II

Cantaba’l ilustre Paco Ibáñez: “Juventud, divino tesoro, ya te vas para no volver. Cuando quiero llorar, no lloro... y a veces, lloro sin querer”
¡Y que razón tienen Paco Ibáñez y Rubén Darío, los dos!
Si paráis un poco y lo pensáis, podemos comprobalo de delles formes: Trabayu mas o menos estable, lo mesmo que la pareya (estos dos casos dependen un poco de cómo hallas invertio’l tiempu en estayes anteriores) Mal que bien, un cochucu que te valla llevando d’equí p’alla. La independencia del “tapergüere” importante, y eses resaques que ya nun duren un par d’hores o tres, mas bien un par de díes; o si lo ficiste bien, un par de selmanes (la segunda pasesla arrepintiéndote y asegurándote que nun vuelves beber) ¿Cuantes suañabais practicar sexu un día tres d’otru? ¡Je! Agora, que sele pasen los díes y cuanto queda pal sábadu.

¿Y la sombrilla? ¿Qué me decís de la sombrilla? Llegaba’l branu y yeremos incapaces de pensar en dir a la playa cargando cola tediosa, insidiosa y vieyuna sombrilla Aquella baxo la que to madre te obligaba a metete pa que nun quemases, y llegaba l’adolescencía y la mocedá y quemabes ¡pero la sombrilla nin pol forru! Y agora...
Agora, ¿onde voi ensin sombrilla? Lo que nun termino de atalantar, ye que sigo quemando, paso’l día debaxu la sombrilla y sigo quemando. Y por supuestu, como se m’escaeza la sombrilla yo nun voi a la playa. Menos mal que llega’l mes de xunu y si coincide que esa temporada tengo cochucu, pues ya nun sal la sombrilla del maleteru hasta’l mes d’ochobre.
Snif... “Juventud, divino tesoro, ya te vas para no volver. Cuando quiero llorar, no lloro... y a veces, lloro sin querer”

No hay comentarios:

Publicar un comentario