miércoles, 13 de agosto de 2008

Parabola ente llobu y esbardu

Y foi entos, cuando’l llobu abrió la bocona enseñando aquellos colmillones, que pudo sentise’l so aliendu cargau, alcoholizau. Quedárase de piedra al ver a aquella llobuca tan guapa, con aquel pelaxe tan bien cuidau, con aquel caminar y aquel mover el rabu ¡Qué pose, qué prestancia! Había quedao de piedra cuando nun-y había podio decir na. Por poder, nun podía nin ponese derechu.
Llobu xabaz ensin asomu de fiereza.


Y’l esbardu nun pudo facer otra cosa que ruxir, glayar a la lluna y desentendese d’aquel intre nel que la nueche confundese col día. Y fizose agua. Y dexose llevar pola corriente que, inexorablemente lu llevaba pal desesperu. Inexorablemente, derechu al onanismu.
Una nueva xornada faciendose agua xunto a aquel llobacu, que como el, xugaben a tener qu’entendese. A ser piedra y agua cada nueche, a atopase n’aquella biesca enllena vida y sintiendo la banda sonora de la so estinción, la que-yos obligaba, como cada vez que salien xuntos y xuntos amanecien, a repetise’l un al otru: “Nun vuelvo beber mas na vida”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario