martes, 23 de septiembre de 2008

El insolitu casu de les cueves del Aguila

Si los años tuviesen la capacidá de correr, cosa que dudo, pal casu que nos ocupa cuerreria’l añu de 1828. Tamien podría ser el de 1815, quien sabe si nun sedra’l de 2006 o’l 2008.
Esta ye la hestoria de tres neñes, que un día de domingu, participaron d’una excursión col colexu a les cueves del Aguila, na sierra de Gredos, na provincia d’Avila. Y concretamente’l día 28 del mes de Mayu que yera domingu.
El día taba buxu, plomizu, amenazando tormenta, lo que nun impedía que se presentase una xornada enllena sorpresas. Aquella selmana, habíen estudiao como se producía la formación d’estalaztites y estalazmites y claro..., colo lloñe que taven les cueves de la escuela, yera una actividá gratamente esperada. Mas, siendo esta la primer vez que les tres diven xuntes, aunque fuera col colexu, a pasar un día en campu.
El entornu de les cueves yera per afayadizu. Habia-yos esplicao la mayestra tamien, que les cueves del Aguila taben asentaes dientru d’una dehesa, onde les vaques, negres como la so propia solombra, rumiaben felices el pasar del tiempo. Facia años que aquelles cueves habien sio descubiertes per unos espeleologos, y como nun ye cosa de desaprovechar les ocasiones, enseguida les habien acondicionao pa recibir visites. Parking ampliu, precios populares y un chigrucu, onde aquel día, les neñes podrien gastar los cuatro cuartos que llevaben en refrescos colos que acompañar los bocadillos que so madre yos había preparao.


A la hora d’entrar na cueva ya llovia, por eso, dempues de los tres cuartos d’hora que duraba la visita, todes echaron a correr pa metese n’aquel destartalau barin, y nun terminar empapaes.
Nun saben quien foi la primera nin en que momento se dieron cuenta de que Maria, Esther y Patricia nun taben. Colos nervios de la escura y nidia visita, tampoco se habien decatao de si habien llegao a entrar na cueva.
Al final del día, pingando y afoniques de glayar el so nome, nun-yos quedo mas remediu que dar avisu a les autoridaes competentes. Esperaben, sobre too la mayestra, histerica como taba, que fuese solo una chiquillada, una broma pesada de tres neñes que habien querio pasar un día xuntes nel campu.
Al cabu de tres dies de buscar y rebuscar, de glayar y desesperase, la realidá impuso la so triste armonia, quiciaves ya nunca mas les atopasen.
Nun se sabe bien como, pero al mes de asoceder esti casu, un paisanu, dueñu d’una de les cuadres que habia pel entornu, atopó una inscripción, enantes inesistente, n’una de les vigues onde se podia lleer el nome de les tres neñes y la fecha en que habien desaparecio. Y si bien ye ciertu, que nunca se supo mas d’elles, cuenten les vieyes que los días buxos, plomizos, los dies que amenaza tormenta, de les cueves que nomen del Aguila, parez salir como rises de neña, remataes siempre por una vocecina que parez cantar aquello de: Sal de la maya gurrión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario