viernes, 31 de octubre de 2008

¡Qué suene la música!

Preparaes, llistes y... ¡¡Tremenda bomba de descubrimientu!! Poder poner soníu a les hestories que vos cuente.
Bueno, val. Ya se que esto teneislo superao, pero pa mi que soi un pexe chiquitín nel oceanu de la rede, teneis qu'entendelo. Pa llegar a conseguir poner equí esta canción, nun veais.
Gracies al sofitu d'Ana Moro, conseguí poner una especie de playlist nel marxen derechu del blogue, pero salía raro, como demasiao grande y nun quedaba bien. Pero agora que acabo descubrir esto, casi que me mola mas. A cada hestoria una banda sonora personalizada.
Dicen que les utopíes sirven pa seguir caminando, asina que'l siguiente pasu ye conseguir les canciones que yo quiero, les que a mi me apetezan. Aunque de momentu, les que sintais, van ser les que vienen predeterminaes pela páxina web onde atopé esto, onde entovía tengo que afondar pa ver qué cantidá y cuánta calidá de música tienen, ya lo direis notando.
¡Basta de charres!
Pa entamar esti nuevu esperimentu y como nun podía se d'otra forma: l'ínclitu, el maravillosu, el de la voz aterciopelada, Tom Waits.


De todes formes, que nun se vos escaeza que tolos llunes, ente les 18:30 y les 20:00 hores, na sintonía de Radio Sele, nel 106,1 de la frecuencia modulada, les sacaberes ponen la banda sonora del planeta azul.

domingo, 26 de octubre de 2008

Una galleta no mas

Devio de pasar ¿cuántu tiempu, 10 minutos? Taba solu y fizome creyer que esperaba la mio visita. Confiaba en que me averase. Quería veme de más cerca. ¡Y claro! ¿Como nun diva dir onde el taba? ¡Glayaba pidiéndolo! Yo, porsupuestu, avereme sele, disimulando como si la cosa nun fuera conmigo: fiu, fiu, fiu (silvios de disimulu). Si, taba esperándome. Esperaba que me dexase ver. ¡Qué tonta fui! Avereme creyendo que la reciprocidá yera coyuntural. Yo mostrábame y dexábame retratar y el..., el dábame dalgo rico de comer.
Pero yo nun cuntaba con aquello. ¡UNA GALLETA! ¡UNA MISERABLE GALLETA! Pero ¿qué se creen? Estos jodidos turistones deben de pensar que nun tenemos otra cosa que facer. Val que nun me presionó pa que fuera, val que de bona voluntá yo me dexé facer, val que el nun tenía porque dame nada, pero ¿una galleta na mas? Xamón, chorizo, tortiella. Dalgo más sustancial ¿non?
Nun lo termino d’atalantar, lleven eses mochilones y quierenlo too pa elles.
Yo paso, acabo decidir que nunca mas. Que-yos den. A veeeeeeeeeeeer la ballena.

Les montañes presten asgaya

Afirma que les montañes presten-y asgaya y dempues de echa-y una gueyada a lesmontanesprestenasgaya.blogspot.com, damonos cuenta de que quiciaves seya asina.
Nesti domingu d'inactividá, ayeri fuimos males y güei nun tamos pa na, queremos recomendar el blog personal d'un neñu que diz coses como: "¡hay que seguir exprimiendo esta maravillosa vida llena de cambios y de contrastes!".
Un blog onde la montaña, la escalada, el esqui de travesia y los viaxes, dan sentiu a toda una esistencia. (¿Sono cursi esto cabero?)
Damas y cabayeros. Non an dames y non tan caballeros. Neños y neñes. Con todes ustedes: Dubardu Gosende.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Pa cuando Marco Polo llevante la cabeza

Un día fui turista. Turistón a la sazón. Y recorrí la puerta d’Oriente como cuando Marco Polo descubrió’l mundu. Colos güeyos abiertos enforma y les sensaciones n’un puñu.
Hotel, cámara de fotos y guía de viaxes en ristre, caleyando pente la monumentalidá de la hestoria pasada. Faciendo cola, pagando entrada. Escoyendo restaurante y buscando fuxir del sol, al frescu d’una cerveza xelá.

Otru día quise ser consciente de onde taba, y tal vez ensin querelo, descubrime al otru llau del telón. Y recorrimos el sotanu d’Oriente, la periferia. Y colos güeyos entezarraos y un regustu a realidá na boca, caleyamos pente la misería, pente la suciedá, pente la dexaded, pente’l espaciu vaciu de les guies de viaxes, pente’l escaezu de la hestoría.

Un día, intente ser Marco Polo y descubrí pa que se había inventao la pólvora. Y aunque al volver a casa, solo cuntaba les maravilles que había visto a les puertes d’Oriente, la realidá, veniame a recordar que solo había sido un turista. Turistón a la sazón.

jueves, 16 de octubre de 2008

Adios mui buenes


- ¿SI?
- Hola, soi Zadilla ¿Pué deci-y a Volkan que baxe?
- Nun ta Zadilla. Salió bien ceo y entobía nun llegó. Parezme que dixo dalgo d’un regalu o nun se que.
- Munches gracies señora. Nun se preocupe que ya lu llamo al móvil.

- ¿Volkan?
- Yesssssssssssss........
- Pero... ¿Onde tas tio? Tuve na to casa y dixome to madre que dives a buscar un regalu o nun se que. ¿Acordástete que güei cumplo años?
- ¡Eeeeeeeeeh!... Bueno... Si, veras. En realidá recordelo ayeri pela nueche y esta mañana salí a comprate un regalu.
- ¿Qué güai! ¿Qué ye?
- Tranqui, nun entames ¿Vémonos en Gálata?
- Si, si, si.
- Ok Makei...


- ¡¡¡Eeeeeeeehhhhh tio!!! Pero... Nun facia falta. Que bravu yes.
- Pa la mio neña lo meyor.
- Si..., ya
- ¿Sabes qué pasa? Que ayeri pase per onde la muralla y vi lo que abies pintao n’aquella muria cuando entamamos a salir, y de pronto, acordeme de que güei yera’l to cumpleaños y que nun tenia regalu y...
- ¡¡Guapu...!! ¿Pues sabes qué pasa? Que yo ayeri tamien pase pe ronde la muralla, y tamien vi la pintada aquella, y non solo pensé en ti, si non que tuvi un ratu viéndote ¡Viéndovos! baxar pal puertu agarraos de la mano. ¡A ti y a Kadesii!
- ¡¡Para, para! ¿Qué tas diciendo?
- Que mira que bien me queda la pulsera ¿De verdá ye pa mí?
- Non tia. Quiero decir... Si. Pueo esplicátelo too.
- ¿Sabes qué? Que nun fai falta. Llevaba dando-y vueltes estos días y mira... Parezme que ye’l momento adecuau. Yo quédome cola pulsera y tu pues quedate con Kadesii.
- Pero... ¿Y que pasa cola pintada?
- Pa que tengas un recuerdu miu “amor “. Chau, chau.

martes, 14 de octubre de 2008

21 gramos.

(Homenaxe a la peli "21 gramos" de Alejandro Gomez Iñarritu)

¿Cuantes vides vivimos? ¿Cuantes veces morremos?
Dicen que todes perdemos 21 gramos nel momentu esactu de la muerte. ¿Cuanto cabe en 21 gramos? ¿Cuanto se pierde cuando perdemos 21 gramos? ¿Cuanto se va con ellos? ¿Cuano se gana?
21 gramos, el pesu d'un Colibrí, d'una chocolatina ¿Cuanto pesen 21 gramos?

lunes, 13 de octubre de 2008

¿Quien da la vez?

-¡¿Qué paso manin?!
-Pues ya ves. Equí pasando un poco'l ratu. Intentando pescar.
-Y que, ¿piquen?
-¡Que vaaaaaaaaaa! Son mas mansos que quese yo.

viernes, 10 de octubre de 2008

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

De mañana nun me levanto . Y pela tarde tampoco. Y dicen que soi un vagu. Y dicen que toi mui llocu. Y dicen munches mas coses, pero a mi importame bien poco.


Semeya cedida por Ana Moro Escorihuela.

martes, 7 de octubre de 2008

Ensin comentarios

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce, quince, dieciseis, diecisiete, dieciocho, diecinueve, veinte, veintiun, veintidos, veintitres, veinticuatro, veinticinco, veintiseis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, treinta, treinta y un, treinta y dos, treinta y tres, treinta y cuatro, treinta y cinco, treinta y seis, treinta y siete y güei, treinta y ocho.


jueves, 2 de octubre de 2008

Aya Sofya

Ye la medianueche del 28 de mayu de 1453. El fumu de la guerra metese pente la ciudá, que atristayada resignase al so inevitable finar. N'esi momentu, L'emperador Constantino XI entra en Haghia Sophia y postrase delantre'l altar, frente a una multitú silenciosa que busca la salvación nesti imponente baluarte de la cristiandá. L'exercitu otomanu, apostau nes muries, atacara en cuestión d'hores.
Na tarde del 29, la ciudá ye tomada en metá d'un bañu de sangre, mientres Constantino muerre en combate.
Mehmet el Conquistador, con solo 21 años, entra victoriosu na ciudá y va derechu a Haghia Sophia, un templu tan renomau pa los musulmanes como pa los cristianos, ellí arrodillase. Echa un puñau de tierra sobre'l so turbante en señal de humildá y ordena que se retiren de la ilesia los obxetos de la lliturxa cristiana, nomandola dempues Aya Sofya Camii. Rapidamente, añadense un minarete de maera provisional, un mimber (pulpitu) y un mihrab (nichu que señala la dirección de la Meca) colo que'l sultan pue rezar llí tres días depues de que lo ficiera el caberu emperador de bizancio.