miércoles, 22 de octubre de 2008

Pa cuando Marco Polo llevante la cabeza

Un día fui turista. Turistón a la sazón. Y recorrí la puerta d’Oriente como cuando Marco Polo descubrió’l mundu. Colos güeyos abiertos enforma y les sensaciones n’un puñu.
Hotel, cámara de fotos y guía de viaxes en ristre, caleyando pente la monumentalidá de la hestoria pasada. Faciendo cola, pagando entrada. Escoyendo restaurante y buscando fuxir del sol, al frescu d’una cerveza xelá.

Otru día quise ser consciente de onde taba, y tal vez ensin querelo, descubrime al otru llau del telón. Y recorrimos el sotanu d’Oriente, la periferia. Y colos güeyos entezarraos y un regustu a realidá na boca, caleyamos pente la misería, pente la suciedá, pente la dexaded, pente’l espaciu vaciu de les guies de viaxes, pente’l escaezu de la hestoría.

Un día, intente ser Marco Polo y descubrí pa que se había inventao la pólvora. Y aunque al volver a casa, solo cuntaba les maravilles que había visto a les puertes d’Oriente, la realidá, veniame a recordar que solo había sido un turista. Turistón a la sazón.

2 comentarios:

  1. Eso sí, les parabóliques que nun falten, pa ver la opulencia y cómo los ricos también lloren.

    ResponderEliminar
  2. la sacabera errante23 de octubre de 2008, 15:25

    Que qies tio. Probe si, per non incultu televisivu.

    ResponderEliminar