martes, 30 de diciembre de 2008

Un año mas


…dong, dong, dong. Aquellas doce campanadas anunciaban el final de un camino, un año más que concluía. Pero anunciaba también el comienzo de una nueva etapa, el principio de un viaje mas sosegado, mas adulto, en el que, esperaba, solo le trajera cosas buenas.


Muchisimas felicidades hermana.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Un motivo mas para hacerse republicana

Aviso: Las responsables de este post, aseguran que para la realización del mismo, no se ha maltratado a ningún animal.
Por otra parte, Anabel asegura tambien ser contraria a toda forma de caza.


martes, 23 de diciembre de 2008

Llorar para deshaogarse


La solución para una herida es una cura urgente; un poco de agua oxigenada, betadine, una tirita y a correr. Para una rotura, con un poco de cola o aguja e hilo es suficiente.
¿Pero qué pasa cuando ya no hay solución? ¿Qué ocurre cuando irremediablemente lo único que queda es rendirse a la falta de esperanza?
Pasamos por la vida creyéndonos inmortales, inmunes, libres de todo daño, y cuando este golpea lo hace con fuerza, con toda la intención, dejándonos nada mas que el llanto como única vía de escape. Llorar y esperar las consecuencias, pensando nada mas, que el tiempo todo se lo tiene que llevar.
¿Qué queda cuando ya no queda nada?

viernes, 19 de diciembre de 2008

Primeras lágrimas


No va a ser este el momento, ni estas las líneas, de negar que he llorado, que estoy llorando y que todavía me queda mucho por llorar, y espero que ese mucho signifique algo.
Por cada lágrima un recuerdo, por cada sollozo un momento de vida para guardar en eso que llaman memoria, para no olvidar, para agarrarse con mas fuerza si cabe a la esperanza, para pensar que todo esto que esta pasando sea solo una pesadilla.
Ni pretendo, ni quiero escribir bellas palabras, no puedo, mas cuando lo único que se me acerca a la boca son juramentos, reniegos y maldiciones.
Lo único que quiero en este momento es ahogarme mientras lloro recordando cada uno de mis treinta y ocho años y con ello, pagar la deuda de la vida. Aunque para ello me tenga que ahogar treinta y ocho mil veces consecutivas, porque desde luego ni pienso, ni quiero dejar de llorar.

martes, 9 de diciembre de 2008

Invernada

Un año más que llega el invierno y a ti va y te agarra con el verde puesto, pero en el suelo. En cambio a mi, que sigo aquí arriba, ya hace días que visto de amarillo.

¿Tienes frío? Seguro que si. Yo también, este viento que me azota y que no es capaz de tirarme, me deja destemplada.
Voy a contarte un secreto. No quiero caer. Quiero quedarme aquí un año más y esperar a que salgan los nuevos brotes. ¡Bah! ¿Pero que te cuento a ti que ya sucumbiste, que ya estas resignada a desaparecer con la primavera?
¡Qué dices, no te oigo! Hace tiempo que quedaste callada, que no dices nada. No me extraña. Ahí abajo la vida se tiene que ver de otra forma, menos rara, más humilde. Aquí arriba una se crece, y mas ahora, cuando ya no queda nadie. Por fin consigo ver más allá de la siguiente caña y ¿sabes qué? Que no te pierdes nada.

Esta noche seguro que nieva. Si, fijo, seguro que nieva, pero a ti que más te da. Tú, después de todo, quedaras enterrada por el manto blanco de la siguiente invernada.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Moscas cojoneras

A un panal de rica miel
dos mil moscas acudieron

¡¡¡Para, para!!! ¿A un panal? ¿Cómo a un panal? ¿Tu que crees, que somos tontas? Igual un poco pesadas, pero tontas… Debes de ser la única persona que no sabe que las abejas son incapaces de convivir con nadie, y mucho menos con nosotras. ¡Tú deliras! ¡Además a por miel! ¡Anda, anda…! Desde cuando se vio que nos dedicásemos a la miel. Repito: igual un poco pesadas pero nada golosas. Pero si hay una parte de la familia que se dedica a la caca de la baca… ¡¡¡Y dos mil!!! Definitivamente enloqueciste. ¡Dos mil moscas juntas…! Que va, imposible. No seriamos capaces de soportarnos. Dos mil moscas en un panal, tu flipas con los colores del arco iris chaval.…

Que por golosas murieron,
presas de patas en él.


¡Tócate los güevos! Tu, tu… es que tu… ¿No escuchas lo que se te dice verdad? Estas ahí a lo tuyo y pasas completamente de lo que se te dice ¡QUÉ NO SOMOS GOLOSAS! Es mas ¡QUÉ NO NOS GUSTA LA MIEL! ¿Tan mal te caemos? ¿Qué fue lo que te sucedió de pequeño que no nos soportas? ¿Mírame a los cientos de ojos que tengo y dime seriamente que es lo que hacemos mal? ¿Darnos contra los cristales, marearnos alrededor de una bombilla, insistir siempre sobre la misma persona? Yo te juro que cambiaria, pero no puedo, esto funciona así.

Otra dentro de un pastel
enterró su golosina.


Esto suena muy mal ¿no? Prefiero mas no comentar nada, pero va a ser que eres un poco “gochucu”. ¿Su golosina dentro de un pastel? ¿A qué se supone que estamos jugando?

Así, si bien se examina,
los humanos corazones
perecen en las prisiones
del vicio que los domina.

¡¡Acabásemos!! En realidad estabas usándonos de metáfora para hablar de las personas ¿Y por que no lo dices? ¡Coño avísame y callo! Llevo una hora despotricando y resulta que de lo que estas hablando es del malsano vicio que guardáis en el cuerpo. Claro, ahora entiendo lo del pastel y la golosina ¡Qué gochos sois, de verdad! Mira, sabes que te digo… Nada, es igual, no lo entenderías.