martes, 23 de diciembre de 2008

Llorar para deshaogarse


La solución para una herida es una cura urgente; un poco de agua oxigenada, betadine, una tirita y a correr. Para una rotura, con un poco de cola o aguja e hilo es suficiente.
¿Pero qué pasa cuando ya no hay solución? ¿Qué ocurre cuando irremediablemente lo único que queda es rendirse a la falta de esperanza?
Pasamos por la vida creyéndonos inmortales, inmunes, libres de todo daño, y cuando este golpea lo hace con fuerza, con toda la intención, dejándonos nada mas que el llanto como única vía de escape. Llorar y esperar las consecuencias, pensando nada mas, que el tiempo todo se lo tiene que llevar.
¿Qué queda cuando ya no queda nada?

8 comentarios:

  1. Nada, Dañel, no queda nada.
    Ser y no saber nada...que decía el poeta.
    Bueno, queda el recuerdo. Que aunque no es nada, es mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esperemos que almenos nos queden los recuerdos pa seguir caminando.
    Un besin neña.

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad Dani. De estas fechas no puede pasar que nos veamos y brindemos por la amistad y todas esas cosas que se hacen por Navidad.
    Un abrazo, rapazón.

    ResponderEliminar
  4. Quiciaves F eso seya lo que mos salve. M. Eugenia guapa, eso ye lo que me fae llorar. Igualmente Duba, asegurote que si queremos fadremos esaltación de la amista, querremonos muncho y si cabe, llegaremos a enfadanos. Ye lo que tienen les borracheres.
    Un besu pa todes.

    ResponderEliminar
  5. Quiciaves F eso seya lo que mos salve de la quema. M. Eugenia guapa, eso ye lo que me fae llorar, el vacio. Igualmente Duba, asegurote que si queremos fadremos esaltación de la amistá, querremonos muncho y si cabe, llegaremos a enfadanos. Ye lo que tienen les borracheres.
    Un besu pa todes.

    ResponderEliminar
  6. El tener el dedu nerviosu ye lo que trae, repetise como la morciella. Sientolo.

    ResponderEliminar