domingo, 19 de abril de 2009

Situación límite

En estos momentos, es cuando me arrepiento de dedicarme a este oficio y por desgracia, cuando mas me acuerdo de mi madre.
Mira hijo, me decía, en situaciones limite lo mejor es tener la cabeza fría, la mente despejada y una buena excusa par salir del paso. Y si, la cabeza y el cuerpo entero tengo helado por culpa de este sudor frío que me recorre la espalda. Por otro lado, lo de mantener la cabeza despejada, ya es un poco mas complicado. Entrar fue relativamente fácil, lo mismo que dar con los documentos que implican a esta empresa sidrera en la utilización de agentes químicos para la elaboración de sus productos.
Pero ahora necesito salir, escapar de esta trampa que es este edificio cerrado. Por mas que le doy vueltas a la cabeza, no encuentro la excusa que me permita burlar a ese guardia que veo a través de la ventana. Claro, si fuese esto una película de James Bond, seguro que tendría algún ingenio para salir por el tejado, algo tipo a una tirolina instalada en mi cinturón, pero ni uso cinturón, ni soy James Bond. Por no decir que tengo vértigo y que no creo que mis ciento vente quilos me permitiesen andar por un hilo ínfimo de película de espías, otra razón mas, esta del peso, para pensar que en una carrera sería imposible dejarlo atrás, penoso.
Aunque... Me parece que tengo una idea para irme de aquí ¿Quien no se asustaría de un animal de ciento vente quilos que resopla y viene hacia ti corriendo dando alaridos como un poseso? Seria tan surrealista que igual me permite tener alguna ventaja.
Mama, esto te lo dedico a ti y juro que si salgo de esta, procuraré dedicarme a otra cosa que sea menos estresante que andar espiando por cuenta ajena.
Uno, dos y...
¡¡¡UAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH!!!


Dedicado a Franchesco que fue quien me prestó la imagen y quien me insto a crear esta paranoia.

8 comentarios:

  1. Dañel, flipo contigo una barbaridad, filosofo, científico y ahora te nos conviertes en un supehéroe-espía.
    ¡¡¡¡¡ Supersacabera!!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mira, Eugenia, otro espía...jajjajaja...

    Besos, Dañel. Es genial leer tus posts.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, ye mucho más interesante espiar pa uno.
    Una hestoria bien guapa. Gracies.

    ResponderEliminar
  4. Nun s'en que xaréu tarás enguedeyáu pero de xuru qu'esos 120 kilos son toos d'humanidá y sensibilidá.

    ResponderEliminar
  5. la sacabera errante20 de abril de 2009, 11:58

    ¡Qué pasooooooo! ¿Nun vos presten les hestories d'espies? jeje.
    M.Eugenia de xuru que agora ta espiando en Iran.
    ¡Cristina! ¿Acuantos conoces? ¿Dalgunu real?
    A vegades Franchesco, confundimos, confundo curiosidá con espiar. De toes formes con esa semeya tan chula y tan interesante cualquier hestoria ye guapa, solo con imaxinar...
    Bueno, 120 non, algunu menos, y en menos cuelle la humanidá y la sensibilidá que yo teo Duba.
    Aunque munches gracies, mola que vos presten les mis paxes mentales.

    ResponderEliminar
  6. Tus paxes mentales, molan mucho.

    Jajajaj...en cuanto al espionaje sólo puedo decir que yo soy cosmonauta pero voy de por libre...y tú, ¿para quién trabajas?

    ResponderEliminar
  7. Otro post de los tuyos....yaaaaaaaaaaaaa.
    Besos desde Yazd (Iran)

    ResponderEliminar