lunes, 25 de mayo de 2009

Perdida de tiempo

No pude hacer otra cosa que quedarme allí, maravillada. Se me fueron amontonando las horas sobre los minutos y estas, por no ser menos, pasaron sobre los segundos. En un momento, un segundo fueron sesenta, y esto ya es un minuto, o fueron también sesenta, que es como decir una hora.
Al final no me importo nada que se me hiciese tarde. Lo guapo que tiene perder el tiempo es simplemente eso, perderlo.

6 comentarios:

  1. Dañel, el tiempo que se disfruta no es tiempo perdido.
    Un Besu

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón Eugenia.
    Es como el tiempo que se pasa tomando garimbas (¿así era?)...o chismes...jajajaja

    besos

    ResponderEliminar
  3. Muuuuy bien Cristina y M.Eugenia, tais mui atentes ;D

    ResponderEliminar
  4. Y porqué me salió anónimo??? soi yo Itzá!!! :(

    ResponderEliminar
  5. Sensible modo de describir esa gratificante perdida de tiempo que empleamos en nosotros mismos, en viajar en silencio por nuestroo interior, provocada precisamente por el entorno, por esa maravillosa sensación que nos produce el exterior...
    Un beso
    Marisol

    ResponderEliminar