jueves, 22 de octubre de 2009

Cuando el amor berra así, de esta manera, uno no se da ni cuenta...

Son como las siete de la mañana, cuando llegamos a lo que será nuestra atalaya durante este amanecer.
No se para vosotras, para mi, el pronunciar la palabra “atalaya” me trae recuerdos de Felix Rodriguez de la Fuente y su Lirón Careto. Incluso si me esfuerzo, de los pesaos que venden la palabra de dios puerta a puerta. Je, que cosas.
Sigamos.
Pablo, que hoy oficiará de guía experimentado, nos comenta que en el lugar donde nos encontramos, el día anterior pudieron verse cruzar unos cuantos machos. Aunque nos previene y con la boca pequeña nos dice, que como hoy no berran tanto como ayer, que no esperemos gran cosa
Poco a poco va amaneciendo. Varios bramidos en frente, un par de ellos a nuestra derecha y uno tímido a nuestra espalda, el que nos dará la alegría.
Con el sol ya varios centímetros por encima del la línea del horizonte vemos la primera hembra. Está tan mimetizada entre los helechos secos que promueve la discusión de si será o no será. Pero no es hasta unos minutos después, que vemos al timidin entre unos árboles, corriendo a media ladera, fogoso detrás de una nueva hembra. Otras cuatro le siguen. Él intenta, intenta pero no consigue gran cosa; lo único, mantenernos atentas durante una media hora, el tiempo necesario para hacer las chanzas oportunas y decidirnos a subir a la cumbre de Peña Mayor. Las ganas de ver y sentir a los venados berrar, las sustituimos por los bramidos que damos nosotras cuesta para arriba, queriendo aprovechar al máximo el día que se avecina.


P.D.: El tiempo de celo de los Venados va de septiembre a octubre y es durante ese espacio que se les suele sentir al amanecer llamando la atención de las hembras con sus bramidos. Si se tiene suerte, también se puede ver y oír como se pelean entre ellos. Vamos, mas o menos como nosotros, lo único, es que nuestro tiempo de celo dura de enero a diciembre.

3 comentarios:

  1. Cualquiera que os viera, seguro que recordaba la afamada "Amanece, que no es poco". ¿Quién berraba más? Y no mientas, que nos conocemos...
    Saludos a tod@s.

    ResponderEliminar
  2. Vamos, qué ni se-y ocurra mentir, qué aquí toi yo pa decir quien berra más, especialmente a ciertes hores de la nueche cuando dalguna tien que colar pal sofá pa ver si puede dormir un poco!

    ResponderEliminar
  3. Que fotos mas chulas... vosotras pareceis espectros.
    Besos

    Vaya maratón de lectura que llevo... esto no me vuelve a pasar,a partir de ahora me meterá todos los días.

    ResponderEliminar