jueves, 25 de febrero de 2010

Maldita sea mi suerte

Estoy castigado a no salir de casa, a quedarme mirando por la ventana como las demás se divierten, mientras yo, me dedico a contar: uno, dos, tres, segundos, minutos, horas; aburrido. Sufro (en silencio) este tedio de no poder hacer nada, este hastío que se me viene encima y que me empuja a los pies del cadalso de la rutina. Si por lo menos ajustase la cabeza al estado de relax, trazaría planes mas o menos realizables en ese espacio-tiempo que se me antoja lejano.
Necesito pensar que no estoy castigado, necesito descubrir las formas del movimiento quántico para poder abstraerme de este shock de quietud, necesito...
Por la ventana de mi cuarto pasan la primavera y el verano, pero mañana... ¡Ya veréis mañana!


P.D. Duba tio, que no estas castigado, solo recuperándote de una lesión, levanta ese animo.

5 comentarios:

  1. Qué guapo! un besín pa Duba :*

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno de las movidas cuánticas ye que se puede ser onda y partícula a un tiempo. Y que si te tapan el hueco por donde pases, sin que nadie sepa cómo, pases por el de al lao siguiendo la misma línea recta de antes.
    Vamos, que todo siguen siendo posibilidades.

    ResponderEliminar
  3. la sacabera errante25 de febrero de 2010, 14:26

    Cojona Franchesco, si nun fuera porque a veces nun t'entiendo...

    ResponderEliminar
  4. la sacabera errante25 de febrero de 2010, 14:29

    ¡Meca! Me parece F que te acabo de descubrir. Perdona.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón que me tomé las cosas por la tremenda, sólo es una lesión y no es para tanto.... pero cuando me dijo el médico que tenía para unos 8 meses se me vino el mundo encima. Tengo demasiada dependencia del deporte y nunca había estado tanto tiempo parado. Ahora ya me hice a la idea e intento ver el lado positivo... que seguro que alguno tiene???
    Muchísimas gracias por los ánimos, lo agradezco una barbaridad.
    Eres un amigo, de veras.
    Ahora ya no tengo disculpa para no ir a tomar unes sidres contigo.
    Un abrazu, collaciu.
    Por cierto el texto guapísimu y la semeya meyor.

    ResponderEliminar