miércoles, 19 de mayo de 2010

Cuando Body decidio cambiar de nombre

Parece ser que llega el calor, que por fin se instala la primavera. Y como no podía ser menos, cada cual adapta sus condiciones a la nueva situación: gafas de sol, parques, pantalones cortos, blusas, operación biquini... Todo es valido para aprovechar estos primeros calores caniculares, que seguro serán el anticipo de un sol abrasador, un calor asfixiante y el deseo incongruente, incoherente y fastidioso por cansino, de que llegue el otoño, las nubes y el fresco. ¿Apostamos?
Con estos primeros calores, incluso las playas se van llenando de paseantes ávidas de olas, bronce, ensaladilla arenosa y el toc, toc, toc, toc, de las insidiosas palas.
En estos primeros días de primavera en la playa, quien mas puede que disfruten, por decir alguien digo, puede que sean las que juegan a ser Body (¿os acordáis de aquella película titulada “Le llaman Body” o algo así?) Surfers sin socorristas silbándoles para que no se metan en la zona de baños, ni bañistas que invadan la zona de los surfers. Tienen que estar encantadas. Bueno, encantadas y un poco hasta los mismísimos de que se les mire y se les juzgue la manera de surfear. Por que ¿qué se puede hacer en una playa, donde no te puedes bañar por lo fría que esta el agua, y permanecer echada es impensable con ese viento que te reboza como una croqueta de arena? Pues eso, mirar y reírse de los surfers, lo siento. Bueno si, reírse también de esos tipitos musculados que aprovechan cualquier momento para lucir palmito, dios santo.




Y después los habrá que digan: “cada cual surfea como le da la gana”.
Amen.

1 comentario:

  1. Igual es una nueva modalidad...jajajaj
    Ya me gustaría a mí surfear un poquito, aunque fuese haciendo esas poses tan cómicas!!!

    Malo, que eres muy malo, jajajaj

    ResponderEliminar