domingo, 13 de junio de 2010

Contraindicaciones

El estruendo recorre las paredes del edificio hasta llegar a nuestro sofá, se viene a instalar con nosotras. La reacción siguiente no se hace esperar; como un resorte, nos tiramos a la ventana y hacemos lo mismo que nuestros vecinos de portal, de edificio, de barrio; nos dejamos deslumbrar por la imagen, el retrato de lo que podría ser una nefasta premonición.
La imagen del camión de la basura volcado en medio de la calle, se nos antoja la metáfora de lo que en este absurdo pais es la cultura de la basura. Mientras, la policía, garantía de democracia, levanta acta para tomar la solución mas sencilla, nunca la mas adecuada, siempre la económicamente mas responsable. Los bomberos por si acaso, escapan.


Una de las incineradoras mas grandes de España, en una de las comunidades mas pequeña.
Intentan asustarnos, diciéndonos que el vertedero de la localidad de Serin se acaba, mientras preparan, sin decirlo, un nuevo vertedero en el que verter importantes cantidades de escoria y cenizas, superiores a los rechazos de una alternativa sostenible.
La incineradora de residuos no elimina la necesidad de vertederos, ya que necesitara hacer otros dos, uno para las escorias y otro para las cenizas que son altamente contaminantes. Además, es incompatible con programas de recuperación, reciclaje y compostaje, que valorice los materiales descartados por la población.
La incineración de basuras produce la emisión de gases cargados con múltiples contaminantes, especialmente dioxinas, furanos y metales pesados, elementos estos cancerigenos y alteradores hormonales, capaces de producir graves trastornos de la fertilidad, malformaciones congénitas y enfermedades ligadas a las hormonas. Los gases producidos por la planta incineradora provocan un aumento de la patología asmática y enfermedad pulmonar, sin existir niveles mínimos tóxicos inocuos de dioxinas y furanos para el ser humano. Además de las dioxinas y furanos, los incineradores emiten otros COPs tales como los bifenilos policlorados, bencenos clorados y naftalenos policlorados, y otros compuestos como loa hidrocarburos aromáticos policiclicos y compuestos orgánicos volátiles. Todas estas sustancias altamente tóxicas y causantes de una amplia variedad de problemas de salud.
El incinerador de residuos también contribuye en las emisiones d gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, en una región que ya es la mayor productora por habitantes de gases de invernadero de españa.
La incineración destruye recursos y materias primas, y dado que el poder calorífico de la basura reside principalmente en plásticos, cauchos, papel, cartón..., no interesa fomentar el reciclaje ni la prevención de estos residuos si se incinera. El verdadero ahorro de energía se da cuando se aprovechan esos materiales a través de la reparación, la reutilización, el reciclaje, el compostaje, etc.
Tratando la fracción orgánica (con biometanización y compostaje), empezando con una recogida selectiva diferenciada se puede tratar el 45% de los residuos domésticos, obteniendo compost y energía.
La incineración de residuos destruye también empleo neto, ya que destruye los puestos de trabajo que los programas de minimización y reciclaje de los residuos podrían generar y que en el caso asturiano son varios cientos, que de otro modo nunca se crearan.


¡¡POR UN NUEVO PLAN DE GESTIÓN DE RESIDUOS
NO A LA INCINERACIÓN!!

http://noalaincineradora.blogspot.com/
http://www.facebook.com/group.php?gid=323684398571

No hay comentarios:

Publicar un comentario