miércoles, 15 de septiembre de 2010

Sueños en noches de verano

Ya estamos en el mes de septiembre y sigue haciendo calor en este cuarto piso, incluso de noche. Se nos resiste la utopía de que el infierno ha conquistado el cielo.
La transpiración se extiende por la almohada y las sabanas, mas que cubrir el pudor de los cuerpos desnudos, entorpecen los movimientos bochornosos, proporcionando un exceso de calor que suplimos con distancia física.
El sueño es agitado. Casi tanto como el mar con el que soñamos.
Y el despertador..., malicioso ingenio, nos recuerda que las playas donde varábamos nuestros cuerpos no hace tanto, no son más que efímeras evocaciones de un tiempo pretérito.


2 comentarios:

  1. qué fotos más guapas, dani. me apunto el blog pa seguirlo. lo del perro ye por interés. él con tal de salir se busca cualquier excusa. besos a ana y a daniela:-)

    ResponderEliminar
  2. Gracies Maria.

    ResponderEliminar