miércoles, 13 de abril de 2011

La mala hostia de Arquímedes

Estoy preparado para el gran salto. Me dispongo a perpetrar la argumentación de Arquímedes, experimentando un empuje vertical, y en este caso, hacia abajo, para que el volumen del liquido que pienso desalojar, ejerza una presión de susto y mala hostia sobre los cuerpos de quienes me acompañan. Voy a saltar y me importa más bien poco, desplazar también el cielo, las nubes y los árboles que se acumulan en la superficie del elemento acuoso. Voy a impregnar el mundo de grandes y pequeñas gotitas llenas de reflejos arbóreos, de algodonosos reflejos blancos, de infinitos y celestiales reflejos. Esta decidido. Saltaré y Arquímedes se sentirá orgulloso de ver como los cuerpos impregnados de agua, empujan sus pies en vertical y hacia mi culo, igual al volumen del liquido que les halla tocado en mala suerte. Uno, dos y…

4 comentarios:

  1. tres...choffffffffff. Saludos infinitos.

    ResponderEliminar
  2. la sacabera errante14 de abril de 2011, 5:45

    Un saludu Carlos. Y cuidao con quien pases al cllau d'un charcu. Jeje.

    ResponderEliminar
  3. la sacabera errante18 de abril de 2011, 14:38

    Hola M.Eugenia, cuantu tiempu.

    ResponderEliminar