miércoles, 8 de febrero de 2012

Crónicas vampíricas X (o genetic drugs)

¿Cuánto de herencia genética, llamese también acerbo congénito, puede haber a la hora de querer inmortalizar los instantes familiares?, incluidos los incomodos por supuesto. ¿Cuánto tambien de genoma familiar, lease fagocitación heredada, puede existir en querer abstraerse, durante tiempo indeterminado, dando igual la postura y el momento? O porque no ¿Cuánto de hereditario hay, al insistir en el dicho popular, lo que no mata engorda? En estos tiempos convulsos en que vivimos, mostrarnos como realmente somos puede resultar un tanto embarazoso, delicado, incomodo. Aunque después de pensarlo bien ¿qué tenemos que esconder? ¿Somos acaso del género político? No, sencillamente somos del género terrenal, de las que no nos importa ni el momento ni el lugar, tampoco de lo que esta hacho. Somos humanas y como tales nos comportamos.
Post data. La imagen primera pertenece al álbum personal de Rafel y Carmen. La imagen situada en tercer lugar, corresponde al álbum familiar Vallina Garcia.