jueves, 6 de septiembre de 2012

Slow food

Consigo quedarme quieto un instante y observo como el movimiento es fundamental cuando la mesa es pequeña y la concurrencia abundante. Como ese breve desplazamiento personal es de imprescindible a la hora de hacerte una idea de lo que sucede, lo que hay y lo que va faltando. Observo, como no, como puede llegar a ser de determinante en estados de escasez y en como puede ser de delicado ante lo suculento de la situación. Aunque sin duda, lo que mas llama la atención, es verlo convertirse en peligroso en el último instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario