jueves, 15 de noviembre de 2012

Escribir cien veces: soi fatu abondo

Tuve viendo imáxenes de les cargues policiales del día de la fuelga xeneral. Tamien de los bombardeos, por parte d’Israel, en Gaza, Palestina.
Y ya nun pude más. Tuve qu’apagar l’ordenador…
¿Cómo pueo sentir tanta vergüenza de pertenecer al xéneru humanu? Siento vergüenza y rabia a partes iguales. Y impotencia.
Asina que polo tantu, declaro que quiero ser una vaca. Aunque tea triste, dame igual; yo lo que quiero nesti intre, ye ser, una vaca.



2 comentarios:

  1. No me extraña, neño! Yo hace tiempo que estoy en plan profilaxis y mis medidas son, 0 tv, poca prensa, poca charla negativa...es que menuda MIERDA nos rodea! La vergüenza ajena y propia, la rabia, la mala hostia...casi acaban conmigo, es que el miedo y la rabia se te meten en el cuerpo y NO PUEDE SER!
    Yo también quiero ser una vaca y eso que lo de tanta mosca me echa un poco patrás, jejeje! pero da igual, yo también quiero ser una vaca!
    Oye ho! a ver si un día los Perlavianos nos invitan a merendar y coincidimos, parezte? voy a presionar a Fran ;)
    Un abrazo, vaca!

    ResponderEliminar
  2. Que estupendo sería quedar un dia a merendar en Perlavia. Tu presiona desde ahi, que yo presiono desde aqui. Muuuuuuuuuuuchas gracias pol comentariu. Un besu.

    ResponderEliminar