domingo, 27 de enero de 2013

La familia bien, gracies

Domingu ente infernal y paradisiacu.
Na cai llueve. Llueve, llueve, llueve, llueve, llueve y asina hasta l’infinitu y más p’allá.
En casa, el sofá atópase atestau.
Chúquense debaxo les mantes una muyer cola so fía, que cuando quieren son les mies; yo mesmu, y un par de gates, de les que sobra decir, que cuando quieren somos d’elles.
Todes pigacen. Yo resístome.
Ente tantu, toi fixándome, en que una de les gates ronca, mientres a la otra tan dando-y espasmos, d’esos de cuando ties suaños axitaos.
¿Con qué suañarán los gatos?



No hay comentarios:

Publicar un comentario