jueves, 30 de mayo de 2013

Puntada ensin filu (o “con estes manines y la mió tricotosa…”)

Acabante’l sieglu XVIII, Victor Frankenstein, estudiante aplicau en químiques y ciencies biolóxiques na universidá de Ingolstadt y herederu d’una baronía suiza, embarcose n’esperimentos que teníen como meta, la creación de vida artificial. Frankenstein esperaba poder “facer” una nueva especie de vida humanoide, y pa ello, debía atopar el camín a la inmortalidá humana.
Y acertó. Construyó, puntada a puntada, un xigantescu home con cachos de dellos cuerpos recien muertos, atopando la manera d’impedir el deterioru celular nos restos de cuerpos qu’habia usao y evitando’l natural refugu d’un cuerpu humanu a aceptar tresplantes con partes que-y tendrien de ser rares. A la fin, usando maneres que tan nel mas absolutu secretu, Frankenstein dio-y vida a la so creación.




lunes, 20 de mayo de 2013

Javier quiere, enamorase

Dacuando, les pallabres llevales el vientu.
Otres, sufrímosles en silenciu, porque si falásemos, mandaríemos cortar la mano que garra’l llapiceru.
Debemos de tar faciéndonos vieyes
Situación de deterioru nel que s’atopa una cabana que hai subiendo pa la parte Peña Mora.


miércoles, 8 de mayo de 2013

Hi-yo, Silver, away!

La subida nun da tregua. Ye verdá que toi encantau colo guapo que m’arrodia, pero tá costándome.
Tamos subiendo al Carriá, nel conceyu Ponga; voi entreteniu mientres busco’l camín qu'atraviesa una pequena mata boscosa; fixándome, como escusa pa parar, en cada detalle de los troncos retorcios ¡Redios, como me ta costando! Voi sólu, al mio ritmu, ensin priesa, col enfotu puestu en que un pie siga al otru; todes tenemos el nuesu Himalaya particular y güei el Carriá, ye'l miu.
Agora l'aire sopla un poco más fuerte qu'enantes, motivu de mas pa una nueva parada, piesllar los güeyos y llevantar la cabeza. Que prestu l’aire frio.
Toi más sólu que nunca, o polo menos eso creo yo. P'atrás queda la viesca mesto; delantre, la xente que m'acompañaba y... la cuesta.
Ye entos cuando lu veo; más sólu que yo, mas azotau pol aire que yo, más independiente que yo, más en porrica y fráxil que yo; o eso quiero creer.
Que coses; veolu ehí, como intentando pasar desapercibiu y a mí, con esti cansanciu que ya me parez infinitu, solo se me pasa pela cabeza'l Llaneru Solitariu. Que fatada.