jueves, 30 de mayo de 2013

Puntada ensin filu (o “con estes manines y la mió tricotosa…”)

Acabante’l sieglu XVIII, Victor Frankenstein, estudiante aplicau en químiques y ciencies biolóxiques na universidá de Ingolstadt y herederu d’una baronía suiza, embarcose n’esperimentos que teníen como meta, la creación de vida artificial. Frankenstein esperaba poder “facer” una nueva especie de vida humanoide, y pa ello, debía atopar el camín a la inmortalidá humana.
Y acertó. Construyó, puntada a puntada, un xigantescu home con cachos de dellos cuerpos recien muertos, atopando la manera d’impedir el deterioru celular nos restos de cuerpos qu’habia usao y evitando’l natural refugu d’un cuerpu humanu a aceptar tresplantes con partes que-y tendrien de ser rares. A la fin, usando maneres que tan nel mas absolutu secretu, Frankenstein dio-y vida a la so creación.




3 comentarios:

  1. La próxima llamarme, que yo también quiero ir! :D

    ResponderEliminar
  2. Pues a ver lo que se te ocurre para ambientar el taller de cup-cakes...

    ResponderEliminar
  3. Mendruga ya te llamaremos, de momentu hai nel facebú un grupin maximu d'esti día. Dompe, cup-cakes?

    ResponderEliminar