viernes, 21 de junio de 2013

Fiesta de graduación na escuela (o terror na guarderia, que nun ye lo mesmo que nel supermercau, pero asemeyase)

Va llegando’l final del cursu, el camude de ciclu y en toles escueles faen una cellebración per tolo alto. Agora llévase munchísimu lo de les fiestes de graduación, de gran tradición americana y tan afitada yá nel nuesu subconsciente: como Ronald McDonal, como Jálogüen, como Sta. Claus.
(…)
A estes altures, nun sedré yo el que despotrique contra too esto, toi mayor; lo meyor, al mio mou de velo, ye facelo superlativo, redundar nel actu en si de lo que “adoptamos” y nun pensar nes consecuencies; eso sí, nun dexando pasar la oportunidá d’esplicar que lo del Jalogüen ye una tradición celta, conocida n’Irlanda como Samhain, que significa fin del branu; que lo de Sta. Claus vien d’un personaxe que formaba parte del vieyu mitu solar del solsticiu d’inviernu; y lo de les fiestes de graduación… bueno, estes al parecer tienen que ver con dalgo asina como la “encaenia”, que ye una pallabra griega que significa "festival" o "renovación". Pero vamos, que al mio mou de velo, ¿cómo replica-y a Daniela, que taba tan ilusionada y pensaba que yera pol so cumpleaños, que pa que una fiesta mereza llevar el nome de graduación, tien qu’haber muncha sangre? ¿Acordaisvos de "Carry"?


Pensar nuna fiesta de graduación, ye pensar en ponche, nun ponche color roxo como la sangre
¡Alto!
¿Red as Blood? ¿Tanith Lee?
El deseyu d’una reina de tener una fia. El dolor d’un pinchazu nun deu. Les gotes de sangre que caen na ñeve. Blancanieves. Una neña, so padre y la madrastra encargando-y a un cazador que lleve la guah.a’l bosque y la mate, que-y arranque’l corazón. Blancanieves matando’l cazador y bebiéndo-y la sangre. La madrastra invocando l’ánxel Lucefiel, y faciendo-y comer una mazana na que metió una hostia consagrada. Blancanieves callendo, parez muerta. Un neñu besucón. Un final feliz.
¿Aunque un final feliz pa una fiesta de graduación bien podría parecese a un festin vampiricu non? Poncheres enllenes de sangre recien esprimida, neñes de colmillos afilaos.


Aunque puestes a pedir, lo que ta de moda son los zombis, montones de zombis, millones de zombis irrumpiendo na fiesta de graduación del colexu de 0 a 3 de la to fia, montando un espolin que pa que, mordiendo a diestru y siniestru, convirtiendo en zombis hasta les plantes. Caos zombi, hecatombe zombi, cataclismu zombi, carniceria zombi, calamidá zombi, traxedia zombi. Fia zombi.



Esti post, ta dedicau a pás, más, ties, güeles y demas parientes, que como yo, estendiemos los brazos, asemeyándonos zombis, pa retratar esi momentu maxicu que ye facer sentir mal a un neñu o una neña (mira p’aca Pepin, Pepin Pepin sorrie); a les que como yo apuntu tuvimos d’enganchar colos incisivos pol garguelu al que-y quito la pataca frita; a les que como yo, miramos con ansia matarife pal restu neñes cuando ni tan siquiera rozaven a la nuesa; a les que como yo, asistimos a la primer fiesta de graduación de Daniela… que solo tien tres años…