miércoles, 2 de octubre de 2013

Hestories de la puta mili (o como homenaxear al dibuxante Ivá con un enfoque paternu filial)

¡Sorpresa! 
Nun podéis imaxinar la sorpresa cuando m'entero, que Daniela ya yé amenazada con tar castigada ensin recreu (omito que solo lleva dos selmanes de cursu, del só primer cursu). 
¡¿Ensin recreu?! 
Quiciaves pola inminente cumplidera d'años dichosa, quiciaves por…, yo que sé por qué; el casu, ye que entérome y viénseme a la memoria, un asocediu personal d'escapismu infantil que diría un poeta cualisquiera. Cuéntovos. 
Cuerre l'añu..., ¿acordaisvos d'aquello que llamaven párvulos? Pues eso. Ye un día cualquiera de parvulariu na escuela, cuando al llegar la hora’l recreu, ensin acordame del porqué, o ensin querer acordame del porqué, la mayestra decide dexame castigau ensin lo meyor de los años educativos. Nun duldo de les sos razones, ya llovió muncho como pa volver a enfadame. La cosa, ye que mientres les voces gayoleres de les mis compañeres van abriéndose pasu ente los requexos de la mió indignación infantil, decido que hai que poner solución; non ocurriéndoseme meyor idega que saltar pela ventana. 
¡¡Qué gran momentu, qu'escesu de valentía, que subidón!! 
Pero claro, nun ye valiente'l que nun segundu fae alarde de gallardía, si non el que aguanta un minutu faciendose fuerte na so convicción de tener razón. Yo duré valiente como treinta segundos, los que me llevó a pensar no que acababa de facer y desconsoladamente poneme a berrar entrugando pol mi hermanu, que diva unos cursos p'enriba mio. 
¡¿Que van castigar a Daniela ensin recreu?! Esto…¿qué fizo? ¡Pero… ¿Tienen rexes les ventanes?! 
¿Cómo ye la mente non? Tengo qu'entruga-y a mió padre si s'acuerda d'aquello y que-y paso a él pela cabeza cuando-y lo cuntaron, aunque conociéndolu, dexuru que nin s'acuerda, meyor-y lo entrugo a mió madre. ¡Y tengo que cunta-ylo tamien a Ana Moro! aunque me parez que ya sé cuál va ser el comentariu: ya ta'l güelito Cebolleta coles hestories de la puta mili. 
Por ciertu, a Daniela al final nun la castigaron.



P.D. Casualidaes de la vida. L’otru día pasé per delantre’l colexu públicu la Corredoria, llugar del asocediu d’escapismu y nun pude remediar el parame a facer esta semeya. Remarcada ta la ventana protagonista d’esos treinta segundos d’obligada desobediencia infantil.

7 comentarios:

  1. jejeje! Buena historia, te estoy imaginando saltando por la ventana pero tan grande como eres ahora, jejjeje! Oye, vaya cambio por aquí, no? Te amigaste con blogger?

    ResponderEliminar
  2. Mendruga. Toi amigandome si, inténtolo polo menos. Que te digo yo, que igual agora nun entro pola ventana non? Aunque por no perdeme'l recreu, lo que sea. Un besu guapa.

    ResponderEliminar
  3. Mendruga. Toi amigandome si, inténtolo polo menos. Que te digo yo, que igual agora nun entro pola ventana non? Aunque por no perdeme'l recreu, lo que sea. Un besu guapa.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que "renovarse o morir...". Ya veo que preferiste renovarte y me alegro. Me gusta más este formato que el anterior. Se ve mucho mejor y algunos ya vamos pa vieyos, tenemos presbicia y agradecemos lo simple y diáfano.
    En cuanto a la neña, empieza pronto la carrera; pero de ésta no se va ni a acordar, siendo tan pequeña. Tú no la animes a saltar ventanas, que luego pasa lo que pasa y un día en vez de saltar pa salir la salpa entrar (tú ya me entiendes...).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. siempre fuiste un revoltoso de esos, por lo visto. muy mal por la/el profe de daniela. castigar, castigar... en fin, mira a ver que esté la clase en planta baja. por cierto, que yo también estudié en la corredoria, 7º y 8º.

    ResponderEliminar
  6. De verdá Maria? Ya decía yo qu'esa prestancia, esi saber estar, esi arte tenía que venir de dalgún sitiu. Haha. Un besu.

    ResponderEliminar
  7. sí todo el glamour que tengo lo aprendí allí...

    ResponderEliminar