miércoles, 28 de enero de 2015

Capítulu 24

Aquelles marques na herba, al altor del quilómetru tres d’aquella sinuosa y encolerizada carretera de mierda onde casi me mato, lleren el frutu y resultau d’una vileza nauseabunda, d’una malicia desgarradora, d’un crimen horripilante, al que tenía que da-y solución.
Y nesti puntu, ehí taba yo, pitu tres pitu esperando frente a aquella casa azul a que todo s’esclariase; porque si una cosa tenía clara, ye qu’ellí, dientro d’aquelles cuatro parés, taba la rempuesta a tan gran bellaquería.

Continuara.




miércoles, 21 de enero de 2015

La pérdida reiterada

Tremendu ataque de civismu. 
Creyó habelu visto y perdió’l culu pedaleando pela acera, pente la xente que se mosqueaba; casi atropellando a una vieya que lu insultó y amenazó col callau. Y too, pa terminar ellí, plantificau naquel semáforu cansín mientres lu dexaba marchar otra vuelta; ensin siquiera llamalu, ensin siquiera deci-y hola. La primera vegada que lu perdió rompió-y el corazón. Nun habría una segunda. 
En cuantes qu’abriese’l semáforu seguiria’l so camín; eso sí, pedaleando pente los coches, que les peatones nun tenien porque sufrir la so pérdida, por mui reiterada qu’esta fuese.




miércoles, 7 de enero de 2015

Acordandonos de Martin Luther King

Anueche tuve un suañu…; como llera. 
Nun m’acuerdo bien porque les vecines nun facien mas que meter bulla y poner la música’l altu la lleva, menos mal que tengo buen durmir. Pero del suañu…; nun se que d’un país qu’esnalaba y unes ex esclaves que se sentaven a xintar coles ex ames y unos fios negros que tenien que dir a un xuiciu o…, yo que sé, ¿nun te digo que les vecines facien munchu ruiu?