miércoles, 28 de enero de 2015

Capítulu 24

Aquelles marques na herba, al altor del quilómetru tres d’aquella sinuosa y encolerizada carretera de mierda onde casi me mato, lleren el frutu y resultau d’una vileza nauseabunda, d’una malicia desgarradora, d’un crimen horripilante, al que tenía que da-y solución.
Y nesti puntu, ehí taba yo, pitu tres pitu esperando frente a aquella casa azul a que todo s’esclariase; porque si una cosa tenía clara, ye qu’ellí, dientro d’aquelles cuatro parés, taba la rempuesta a tan gran bellaquería.

Continuara.




1 comentario: