miércoles, 21 de enero de 2015

La pérdida reiterada

Tremendu ataque de civismu. 
Creyó habelu visto y perdió’l culu pedaleando pela acera, pente la xente que se mosqueaba; casi atropellando a una vieya que lu insultó y amenazó col callau. Y too, pa terminar ellí, plantificau naquel semáforu cansín mientres lu dexaba marchar otra vuelta; ensin siquiera llamalu, ensin siquiera deci-y hola. La primera vegada que lu perdió rompió-y el corazón. Nun habría una segunda. 
En cuantes qu’abriese’l semáforu seguiria’l so camín; eso sí, pedaleando pente los coches, que les peatones nun tenien porque sufrir la so pérdida, por mui reiterada qu’esta fuese.




No hay comentarios:

Publicar un comentario