jueves, 26 de febrero de 2015

De triforios y querubines

La catedral habíase quedao vacía conmigo dientru (nengún interés na pasión mística, nin l’afanar cepillos, nin profanar na profanable; mera curiosidá. Taba trabayando y decidí ralentizalo too pa quedame solu y tranquilu; gústenme los espacios grandes, solitarios y en penumbra; digo yo, qué peores obsesiones tendrán otres ¿non?). 
Nun momentu dau, decido subir al triforiu, que nun sé que ye, pero mola'l nome y tien bones vistes. Subo per una escalera... ¿"angosta" pué decise nesti casu? Pindia fixo. 
Voi ganando altor escalón a escalón cuando, nun momentu d'esos de parar pa garrar aire siento les voces; más suxurios qu'otra cosa, tamién siento rises. ¿Taba solu non? 
Si ye que hai dalguien y me ve equí… La escusa téngola, toi trabayando y amen. Pero si nun ye’l casu, si ye verdá que toi solu... 
Entamo a poneme nerviosu, como pa non. Son voces como de neños, neñes; criatures a la postre. Y nun entiendo que ye lo que dicen. Vienen del retablu nel que toi trabayando y que sé que tengo al otru llau de la paré. Sigo subiendo. Sele. 
Cuando ya toi a puntu salir al dichosu triforiu, abellúgome nun requexu pa escucar pal retablu. Agora solo rises y como si lloviese, como si hubiese goteres un día de tormentona. Nun noto movimientu, solo voces: 
“Mira, mira, la mía llega mas lloñe”. 
"¡Qué dices! Pero si la mía casi llega a l'altar mayor; ye mas, de tantu punxu que fice, escapóseme un peu”. 
Agora solo siento un coru rises. 
Muévome intentando sacar la cabeza pente la celosía de la balaustrada pero... ¡ATCHIS!… Nun cuntaba cola capa polvo acumulada. 
Como ta claro que ya toi delatau, salgo del escondite decidíu a ver qué ye lo qu'ellÍ pasa. Solu. Toi solu, eso ta claro ¿non? Ellí nun hai naide, el retablu ta vaciu, como'l restu la catedral. Nun entiendo entós. L'único que veo, son el grupu de querubines que corona'l retablu. Miro pa un llau y na; miro pa otru y na tampoco, nun veo a naide. 
El sustu llévolu cuando miro pal suelu y veo'l charcu. Un charcu grande y amarillentu que tengo claro que yo nun dexé. Nun pué ser. 
Ala, ya ta, ye hora de marchar, tantu trabayu nun me sienta na bien.